ADICCIONES: REGULACIÓN EMOCIONAL Y PROCESOS IMPLICADOS

¿Qué puede estar influyendo en las adicciones? 
El consumo y abuso de sustancias tiene mucha relación con cómo nos regulamos emocionalmente, cómo son nuestros procesos cognitivos y su relación con los circuitos de placer. Esto sumado, a ciertas experiencias de nuestra mochila que nos hayan podido marcar, crea un riesgo para que se produzca un consumo.
Las adicciones están asociadas a una activación e integración anormal de estados emocionales envueltos en la experiencia de urgencias subjetivas y en la orientación hacia la toma de decisiones. 
Hay ciertas habilidades de autoregulación que pueden estar afectadas e que inciden en las conductas de abuso y consumo: 

1.Tolerancia a la frustración

2. Manejo de estados emocionales negativos

3.Capacidad de demora de la recompensa

4.Capacidad de afrontamiento de situaciones de riesgo

5. Desarrollo de empatía

Cuando generamos una adicción, normalmente puede ir ligado a una carencia en el desarrollo de alguna de estas habilidades. Por eso, es fundamental conocer el proceso interno de cada un@, generar una práctica constante de estas capacidades y potenciar sentimientos de autoeficacia y autocuidado.

Pero como hemos contemplado anteriormente, hay una capacidad realmente implicada y en la que podemos trabajar , la regulación emocional. Esta consiste, en un conjunto de procesos mediante el cual las personas ejercen cierta influencia sobre las emociones. Concretamente consiste en generar una respuesta apropiada ante procesos emocionales que experimentamos. 
Cuando generamos un abuso, suele ir motivado por la intención de aliviar estados emocionales negativos, siendo esta, una estrategia inadecuada para regular emociones. 


Y entonces, ¿Cómo podemos empezar a generar el desarrollo de regulación emocional? 
Puedes comenzar por ejemplo, por la autobservación de emociones negativas (ira, miedo, tristeza, culpa, vergüenza…), ser consciente de tu diálogo interno (generar autoafirmaciones positivas), y controlar el estrés (relajación, meditación, respiración).
No obstante esto a veces no es suficiente, si estás en terapia, compártelo con tu terapeuta. Seguro que te puede ayudar mucho. Por nuestra parte, estaremos encantadas de atenderte.

Publicado por Rocío Moreno

Sobre mi